Casa Mediterráneo

Casa Mediterráneo nace con la vocación de convertirse “en un lugar de acogida, espacio abierto, punto de encuentro, lugar de reflexión y difusión de las múltiples expresiones que alberga el Mediterráneo”. Como consecuencia, proponemos que el edificio se articule a partir del espacio público por excelencia, que durante siglos ha representado los valores que anhela para sí este nuevo proyecto: la plaza pública. Y nada mejor que contar para ello con  una antigua estación de ferrocarril.

Las cualidades espaciales que definen la zona de andenes de la antigua estación y el significado histórico que nos recuerda su continuo trasiego de gente, lo convierten en el lugar ideal para generar ese gran espacio público, la plaza, como elemento vertebrador de la propuesta. Para ello preservamos sus señas de identidad  que lo convierten en un lugar de sumo atractivo: el gran espacio diáfano, las cerchas Polonceau de hierro fundido, la cubierta con sus lucernarios originales… Para acentuar su carácter público, se proponen tres grandes accesos que abran la plaza a la ciudad: A Este, mediante el antiguo vestíbulo de acceso, a Norte bajo las arcadas de la fachada original y a Oeste, a través la nueva pieza de propuesta.

Pretendemos por tanto que esta plaza se convierta en un lugar abierto a la ciudad, y represente todo aquello que Casa Mediterráneo quiere ser. Un lugar donde se refleje el espíritu con el que nace el proyecto y actúe de referente en el ámbito del Mediterráneo. Para ello, respetando al máximo la configuración del edificio original, se define una nueva pieza en forma de L que a Sur aprovecha el espacio situado tras la falsa fachada y a Oeste, mediante una pieza muy permeable, contiene el espacio de la plaza por sus cuatro frentes. Volcado a la plaza, continuando la secuencia espacial, se abre un gran patio desde el que se tiene acceso a las partes más públicas del programa del edificio: el salón de actos y las salas polivalentes, que a su vez conectan con la plaza mediante su juego en sección.

La clara dualidad que se establece en el programa del edificio, de tipo administrativo y netamente privado, frente al resto del programa, de marcado carácter público, se refleja en su ubicación en planta. Así, en la pieza en U de la antigua estación, se sitúa el programa administrativo, únicamente alterado por el vestíbulo de acceso, mientras que las nuevas piezas de la propuesta contienen los usos de carácter más públicos.

Otra de las premisas que hemos considerado fundamental para elaborar la propuesta, es que esta debía constituirse como remate del futuro parque del Mediterráneo, que está abocado a reconfigurar el frente marítimo de Alicante. Rememorando el antiguo trazado de vías de la estación, es ahora el parque el que se introduce en el edificio y potencia así  su carácter público. De esta manera, mediante una suave pendiente, el parque conecta con el patio a través de la nueva pieza situada a Oeste que permite controlar el acceso. De esta manera, a través de  una estrategia selectiva que alterna la conservación y la acción, pretendemos que la nueva sede de Casa Mediterráneo se convierta en el foro que, desde Alicante, represente el sentir de todos los países de la cuenca Mediterránea.

Categoría | Concurso
Uso | Equipamiento. Oficina
Año | 2010
Lema | Foro
Situación | Estación de Benalúa. Alicante

Publicaciones